Google+ Followers

26 de octubre de 2008

20 de octubre de 2008

AYUDANOS A AMPLIAR NUESTRA RED...

HOLA, TU PUEDES AYUDARNOS A AMPLIAR NUESTRA RED DE CONTACTOS PARA QUE A MÁS PERSONAS LLEGUE NUESTRA INFORMACIÓN...

Mándanos mails que te lleguen con contactos a armonia@intelnett.com y nosotros los utilizaremos para difundir todo lo referente a nuestra organización.....de esa forma estarías colaborando con nosotros....y desde ya MUY AGRADECIDOS!!!

Y algo importante, siempre tenemos el cuidado de enviar todos nuestros mails en COPIA ESCONDIDA, así que ninguno de tus contactos se enterará de que tu nos lo enviaste!!!

SEGUN LA LEY DE CAUSA Y EFECTO...CUANDO DAS....RECIBES EL TRIPLE, YA SEA POSITIVO O NEGATIVO!!!


19 de octubre de 2008

CONCIENCIA SOCIAL ADORMECIDA PARTE I

CONCIENCIA SOCIAL ADORMECIDA PARTE I

Por. Guillermo Bermúdez S.

Queremos dar una sincera felicitación al sitio infopatrocinios.com, por la gran labor que desarrolla al difundir por la web todas las noticias relacionadas con las instituciones no lucrativas, labor que nos ha venido favoreciendo a la ONG Organicemos un Mundo Mejor y patentizar nuestro agradecimiento por promover la conciencia social, bastante adormecida por cierto. ¡Gracias!!!

Aprovechamos la oportunidad para invitar a visitar este sitio.infopatrocinios es una iniciativa de tuPatrocinio

¿Por qué nos atrevemos a afirmar que la conciencia social se encuentra adormecida?

Analicemos cierta noticia publicada en el sitio referido: Crisis en el mecenazgo ambiental Publicada el 10/10/2008 por psanchez

La crisis económica mundial ha repercutido en todos los sectores, también en el del patrocinio y el mecenazgo. Asimismo, podemos hablar de crisis en el mecenazgo ambiental...

Afirmamos nuestra convicción que la conciencia social se encuentra adormecida y no es solo por esa nota, sino porque hemos venido observando que la mayoría de los llamados casos de éxito, o sea aquellos proyectos que han recibido ayuda económica o patrocinio, han sido principalmente para favorecer algún tipo de evento deportivo.

Nos preguntamos, si con los espectáculos deportivos se van a solucionar los gravísimos problemas que afronta el mundo en la actualidad, o es otra estrategia más que utilizan las oscuras fuerzas para continuar alienando a las masas, como suele llamarse irrespetuosamente a la población del mundo desde que quisieron masificarnos para el consumo.

Y no es cierto que eso haga una juventud más sana, o que la aleje de las drogas o de la violencia, o que aporte al desarrollo, porque muy aparte es la práctica deportiva de unos pocos, al vicio de los espectadores fanáticos, que son la mayoría, quienes, llenándose de humo de cigarrillos por la adrenalina a la que se han vuelto adictos, se sumergen en largas jornadas habituales de morbosa expectación para ver si su equipo favorito gana o pierde, y más tarde, a otras tantas horas de tertulia y celebración con alcohol y muchas veces con drogas, si es que su equipo salió triunfador, e igualmente libando hasta el exceso, si fueron los perdedores y muchas veces, hasta con desmanes callejeros en donde reina la violencia y el caos con daños a la propiedad pública. ¿Es eso saludable?

Y peor aún, la gran mayoría no acude a los estadios al aire libre, sino que lo hacen con aire viciado en la sala de su casa, engordando entre mullidos sillones con palomitas de maíz, pizzas y un sin fin de abundantes bocadillos y cervezas, lo que repetirán al finalizar el partido para comentar por largas horas, y al día siguiente en la oficina, mientras el trabajo se detiene. ¿Sirve eso de algo al mundo?

Analicémoslo detenidamente: Lo recaudado en taquilla va al bolsillo de los dueños de los equipos y a millonarios jugadores que luego hacen mal uso del dinero endrogas en muchos casos, o en excesos de toda clase en otros. Por publicaciones de prensa hemos sabido de boxeadores y peloteros que han hecho noticia, no precisamente por buenos ejemplos.

Hasta hay quienes que han ido a parar a la cárcel, o más bien que entran y salen, hasta por cargos de asesinato, lo cual, claro está, como son millonarios, los cargos se desvanecen de una u otra manera, o los declaran inocentes.

¿No serán el reflejo de una realidad? Porque no todo lo que ocurre sale a luz pública. Con el debido respeto para los gremios, tanto como para los espectadores honestos, porque cada quien es libre de hacer lo que le dé la gana... Aunque el mundo se esté cayendo a pedazos...

Sabido es, también, que en muchas canchas deportivas se expenden drogas y que los mismos deportistas se drogan para competir ¿Y si no es así, por qué existe el control anti dopaje?

Es popular cierta cancha de básquet en los Estados Unidos, porque fue allí en donde se fundó una de las más temibles pandillas delincuenciales de las conocidas como maras que hoy invaden a toda centroamérica.

En todos los eventos deportivos se corren millonarias apuestas que, además de ser un censurable vicio, solo sirve para llenar los bolsillos de los gangsters de la mafia para invertir en el narcotráfico.

Hay ingenuos que aún repiten como loros que eso aleja a los jóvenes de las drogas.

Quizá sería válido en tiempos de nuestros abuelitos, pero estadísticamente, en países en los que más deporte hay como en Estados Unidos y Brazil, por ejemplo, es donde existe mayor tasa de drogadicción juvenil y el istmo centroamericano, en donde se desayuna, almuerza y cena con el futbol, estamos asfixiados con el narcotráfico y niños desde los ocho años ya son drogadictos.

¡El mundo se está cayendo a pedazos! Hay corrupción hasta en la justicia, que, como si se tratara de vil soborno, esgrime las leyes para dar libertad a poderosos delincuentes por medio de miserables fianzas de muy poca cuantía.

El cambio climático nos tiene al borde del caos por la tala inmoderada y casi no tenemos oxígeno por los gases contaminantes, que, además han traído el calentamiento global; el agua escasea cada vez más y la poca que queda está siendo contaminada con porquerías por derrames tóxicos y la minería a cielo abierto no hay quien la pare por misteriosas razones que solo los financistas entienden.

Los niños están siendo violados por pederastas y secuestrados a millares por inescrupulosos para ser vendidos para trasplantes de órganos, como piezas de repuesto o mercancía de desecho.

Pero eso sí; los estadios están llenos recaudando millones y un montón de respetables señores, pierden lastimosamente su tiempo frente al televisor babeando por una pelotita que va de un lado a otro, como niños con un juguete y las muy respetables fundaciones y corporaciones –en complicidad- patrocinando ese insulso desperdicio de dinero y de tiempo.

__ ¡Que es un juego, hombre!!!

__ Sí, pero... ¿Es que aún somos niños para perder el tiempo en jueguitos?

O es que a decir verdad, no hemos madurado como sociedad, porque hemos perdido totalmente la noción de los valores ¡O es que es cierto que tenemos adormecida la conciencia social!

Sí, porque estamos tan dormidos, que aún nos dejamos manipular como antes se tenía dormido al pueblo romano con los sanguinarios espectáculos del circo.

__ ¡Que no es un circo romano; que es un juego, hombre!!!

Exactamente lo mismo que en la Roma antigua, vivimos con un espectáculo sangriento. Solo que en vez de gladiadores, son peloteros y la sangre está en las calles, mientras todos se divierten en el estadio.

Mi ciudad amaneció hoy, otra vez, bañada en sangre, la de los inocentes, que diariamente viven víctimas de atracos. Se desconoce el paradero de nuestros niños secuestrados y en el mundo, poblaciones enteras se mueren literalmente del hambre y la pobreza extrema.

¡Qué distinto fuera, si los millones que diariamente invierten en espectáculos deportivos y la enorme cantidad de tiempo y esfuerzo que los espectadores y fanáticos desperdician en ello, se invirtieran en el rescate de valores para eliminar la pobreza y el hambre del mundo!

O bien, para alejar a los jóvenes de las drogas y para el cuidado y conservación del medio ambiente, conquistando el bienestar social y desarrollo humano sustentable y despertar así nuestra adormecida conciencia social para, finalmente estar en capacidad de colaborar con las metas del milenio de la ONU y organizar un mundo mejor.

7 de octubre de 2008

¡Qué!!!... ¿Valores?...


7 de octubre de 2008 Por Guillermo Bermúdez S.


Desde que se formara el clúster de valores, por la brillante iniciativa de los clubes rotarios de Guatemala, algunos sectores con genuino interés han venido involucrándose en distintas actividades, reuniones, discusiones y aún hasta decepciones.

Lamentablemente, al no verse acciones concretas, algunos ya han empezado a desertar, víctimas del desánimo al ver frustradas sus buenas intenciones de llegar a ser protagonistas del cambio social que tan urgentemente necesita Guatemala, porque, a pesar de la magnífica convocatoria realizada, desde el mes de mayo aún no se ha visto nada claro.

Y es que el tema se ha convertido en una serie de discusiones bizantinas, como cuando en la antigüedad se empleaban largas jornadas para que los “doctos” se pusieran de acuerdo en cuántos ángeles podrían caber en la punta de un alfiler, mientras el pueblo esperaba anhelante que ellos, los sabios de la época, resolvieran los más ingentes problemas que los agobiaban.

Similarmente ocurre ahora, cuando en lugar de poner en práctica lo que se desea predicar, se desperdician valiosas jornadas de trabajo en discutir pueriles cosas insulsas que no conducen a ningún resultado, como: Que si los valores no pueden ser rescatados, porque siempre han estado allí y somos nosotros quienes nos hemos retirado de ellos.

Para los antiguos pueblos mesoamericanos, el cuidar de la madre tierra era un valor, pero eso ya no tiene significado alguno para quienes hacen concesiones para la explotación minera a cielo abierto, o para los que depredan los bosques.


Mucha gente dice que hay que cuidar la tierra, pero al parecer nadie hace algo para ello, excepto los ambientalistas que hacen protestas y mucha bulla, pero que es muy poco lo que logran.

Entonces ese valor, al igual que muchos otros, ha quedado relegado a un simple concepto; a una permanencia en el diccionario o a un tema de discurso. Pero en la realidad es que, si no es llevado a la práctica, en nuestro plano material, no existe. Se ha perdido y hay que rescatarlo como todos aquellos otros valores que han dejado de ser parte del vivir cotidiano.

¿Entonces, qué son en realidad los valores? En el diccionario podemos encontrar muchos términos; pero que hubiesen significado valores para la la antigüedad, porque la gente los puso en práctica, no significa que ahora existan, siendo simplemente conceptos abstractos de lo que una vez fue pero que han caído en desuso, dejando, por lo tanto, de existir en el plano material para quedar idealizados en la poesía o en el ensueño de quienes deseamos que tomen vigencia nuevamente; es decir, rescatarlos. Sí; como se rescata un idioma antiguo, como el sánscrito o los rollos del mar muerto.

Sería absurdo querer enseñar valores a las generaciones venideras como conceptos abstractos, cuando estos deben ser fruto de la vivencia dentro de la cotidianidad, debiendo para ello de utilizarse especiales métodos didácticos con estrategias de un involucramiento que desencadene un proceso de mejoramiento continuo en la conducta, para que puedan ser comprendidos y no solo intelectualizados como enseñar a memorizar las tablas de multiplicar.

Solamente la conciencia puede hacer que el ser modifique los patrones conductuales para que sea comprendida y aceptada la dimensión real de los valores y por ello sean puestos en práctica. Es entonces cuando estos cobran verdadera vigencia; cuando podemos decir que existen, porque la conciencia los ha rescatado del olvido y los ha convertido en vivencia.

Entonces debemos plantearnos el cuestionamiento primordial de qué queremos hacer: ¿Un culto a conceptos abstractos, carentes de significado real? ¿O motivar cambios de conciencia para el despertar del conocimiento ontológico que genere el desarrollo de los valores reales?