Google+ Followers

13 de julio de 2010

EL MISTERIOSO JARDIN PROHIBIDO (libro)



Esta es una historia de sufrimientos y aventuras expuestas con valor, sin hipocresías, sobre una dolorosa realidad que para muchos será asquerosa quizá, pero que es la palpitante verdad de nuestros días. Son nuestras confesiones escritas en ratos de desesperación, con temor y vergüenza, como gritos de dolor lanzados al viento.




Nuestra relación con aquel extraño que nos hablaba de un maravilloso “Jardín Prohibido” y el choque abrumador de conocer súbitamente el mundo oscuro de las drogas, sería tan solo el principio; luego, se dejaría venir todo lo demás. Ver a nuestros compañeros víctimas de abuso sexual, muriendo de SIDA a tierna edad, fue doloroso pero escandalosamente real.


Fuimos coleccionando su historia con sus correos electrónicos y quisimos hacer con ellos un libro para darlo a conocer a todo el mundo.


…¿Y cómo se les ocurre publicar eso? _Dijo el papá de Javier lleno de una indignación caduca, extemporánea, basada en las costumbres de los viejos hipócritas que todo lo quieren mantener oculto aunque el mundo necesite saber la verdad y principalmente los jóvenes. Y mientras los juguetes duermen por los rincones o debajo de la cama, los niños en la calle se venden por un poco de droga.


Por eso quisimos darlo a conocer, para iluminar a quienes se encuentren atrapados en una angustiante situación parecida a la nuestra, como si fuéramos por la carretera de la vida poniendo pedazos de nuestros corazones como señales, como flores de amor que sembramos para mostrarles el camino. (Tomado del Libro El Misterioso Jardín Prohibido)


Existen diferentes herramientas que se usan hoy en día para la orientación de la juventud, pues están sumidos en un mar de preguntas y curiosidad, nosotros como ONG proponemos llevar el constructivismo al aula por medio de talleres de orientación con diferentes temáticas apoyadas con un libro de nuestra propia autoría, que a la vez que es una novela con casos de la vida real, propone una solución a la problemática juvenil, para que ellos, llevados por el entusiasmo se conviertan en agentes del cambio social, construyan una vida llena de sueños, esperanza y metas por alcanzar, vivan feliz su adolescencia y éste se convierta en un mundo mejor.

LIBRO EL MISTERIOSO JARDIN PROHIBIDO
YA A LA VENTA EN LIBRERÍA LA CULTURA
5ta. Avenida 8-64 Zona 1
Centro Histórico

11 de julio de 2010

ENTERATE DE LO MÁS NUEVO

Entérate día a día de lo más nuevo en nuestra organización, actividades, artículos de interés, invitaciones y más.  Contáctanos en Facebook e interactuemos en tiempo real. TE INVITAMOS!!! (enlace en la columna de la par)

QUÉ HACEMOS AQUÍ...(Articulo)

Qué hacemos aquí

Algo que merezca la pena

Victoria Camps

Si nos lo preguntamos es porque no somos necesarios en este mundo. Somos

contingentes. Si nadie nos hubiera traído al mundo, seguiría igual, no

habría pasado nada, todo habría discurrido más o menos igual sin nuestra

existencia.

¿Qué hacemos aquí entonces? Creo que sólo hay una respuesta: nos esforzamos

por seguir viviendo lo mejor posible. Spinoza se inventó al propósito la ley

del conatus que decía: "Cada cuerpo se esfuerza cuanto está a su alcance por

perseverar en el ser". Es lo que hacemos y no podemos dejar de hacerlo.

Instinto de supervivencia, deseo de vivir y hacer cosas, como queramos

llamarle. Nos guste o no este mundo, una vez arrojados a él, nos resistimos

a dejarlo. Pero, además, esperamos llegar a hacer algo que nos compense o

que nos permita pensar que ha merecido la pena estar aquí. La pregunta "¿qué

hacemos aquí?" no brota del sin sentido, sino más bien de la necesidad de

encontrarle sentido a nuestro paso por el mundo. La religión -o las

religiones, cualquiera de ellas- responden a ese anhelo de sentido. ¿Existe

respuesta también fuera de la religión?

Si existe respuesta es porque sabemos que algo nos trasciende, que no acaba

todo con la destrucción del cuerpo, porque quedan la familia, los amigos,

los que han conocido y quizá estimado algo de lo que hemos hecho. Desde la

individualidad más estricta, la pregunta "¿qué hago aquí?" nos lleva

directamente al absurdo. Incluso una vida plenamente vivida no significa

nada si no es al mismo tiempo reconocida por otros. ¿Qué importancia tiene

mi existencia? La tiene para los que me quieren, los que han dependido en

algún momento de mí, los que me cuidarán cuando yo dependa de otros. Lo que

hacemos aquí adquiere sentido como pequeñísima parte de un todo al que hemos

contribuido a sostener. ¿Para bien o para mal? ¿Desde dónde nos miramos? No

hay respuestas para las preguntas más trascendentes. Carecemos de

perspectiva para valorarnos como humanidad. En definitiva y con pocas

palabras, no sabemos qué está haciendo la humanidad en el mundo.

(Tomado de la revista El Ciervo)

www.elciervo.es/html/default.asparea=articulo&revista=113&articulo=917